La Tatis en pleno trabajo de sabotaje contra su Preji

HACE TRES DÍAS QUE AGAPO SE LOS ADELANTÓ: El rostro del desabasto se asoma en Nuevo León, problema es que no hay pipas suficientes, no hay manera de abastecer de manera eficiente.

Las estaciones de Mobil son las únicas que tienen abasto completo porque no dependen de PEMEX, otra cadena, la BP tiene suministro parcial desde Texas por sus propios medios.

Petro Seven tiene ya apenas un 7 por ciento en Escobedo… en San Pedro tiene el 12 por ciento.

Comienza el peregrinar de automovilistas en busca de expendios vigentes.

Lo peor de todo, es que no tenemos un gobernador como el de Guanajuato que ayudó a sus gasolineros a buscar suministro en Texas… aquí el desGobernador anda viendo cómo se clava lo que pueda.

Bueno, así votaron y así lo tienen.

Y MIENTRAS EL PEJE PREJIDENTE tiene lumbres prendidas por todos lados, la Tatis Clouthier sigue en su tarea de sabotaje.

Se hizo amiga y aliada con Marthita Tagle, una dama de trayectoria utraconservadora, que anduvo por todos los colores posibles.

Entre las dos movilizaron a un montón de activistas chafos para dinamitar el camino hacia la Guardia Nacional y sobre todo, a insistir en que se coloque a un civil en el cargo.

Los niveles de sabotaje ya molestan a la bancada de MORENA en San Lázaro, tiene a siete ú ocho diputados leales, no más, y no todos de MORENA.

No sé cuánto tiempo vaya a durar en la bancada morenista, la verdad, ya le pintan las cruces.

MIENTRAS ACÁ EL PAN REALIZA ALIANZAS CON EL PRI, a nivel nacional su bancada en San Lázaro recibe patada tras patada en el trasero.

La más reciente tuvo repercusiones en Puebla, donde el Congreso colocó a un priísta como gobernador interino, con el apoyo de MORENA, desde luego.

La tirada, se entiende, es evitar que el PAN utilice los recursos estatales para apoyar a su candidato a la gubernatura en la elección extraordinaria.

¿Serán capaces de imponer a ese político chicharronero llamado Miguel Barbosa?, no lo dude ni tantito.

El PAN se acostumbra a las patadas en el trasero y PRIMOR es la nueva realidad en la política mexicana.

Te puede interesar