La paranoia política de Tatiana… incurable

Un día en un vuelo de la Ciudad de México a Monterrey, la sabandija pecosa, alias Ramón Alberto, platicaba con un líder panista… yo nomás de orejón.

Me sorprendió que dijera con aquella propiedad de gente muy enterada: “La candidata a la Presidencia será Tatiana Clouthier, trae todo el apoyo de Poncho Romo”.

Hablamos de aquellos tiempos en que Poncho maravillaba a todo mundo porque no pisaba el suelo por el que nos movíamos los mortales; todos veíamos su helicóptero amarillo, a bordo del cual iba y venía de su oficina hacia su casa.

Han pasado ya varios años, un montoncito diría yo…

Tatiana Clouthier sigue en el ánimo de Poncho Romo quien la procura con singular esmero.

La señora ya no dio para Presidenta de la República, ahora se conformaría con ser gobernadora de Nuevo León.

Sin embargo, su aparición en escena pública siempre se acompaña de polémica de la mala.

Ahora, Enrique Krauze la señala como difamadora porque Tatiana escribió un libro (¡haga el bendito favor!) en el que acusa a Krauze de ser parte de la campaña negra en contra del Peje.

Ese carancho complejo de persecución que sufren ciertas personalidades no se les desaparece ni cuando llegan al poder.

Krauze ha sido desde hace mucho tiempo un crítico muy fuerte, pero siempre con argumentación intelectual, del ahora Presidente… ¿Y qué?

La paranoia de Tatiana busca revancha, y ataca a Krauze.

Y al mismo tiempo se da espacio para esparcir grilla contra quienes ella piensa, serán sus adversarios en el 2021 por la gubernatura.

Tatiana no tiene desperdicio… siempre encuentra la manera de sembrar decepción en muchos de quienes esbozamos una buena expectativa sobre su futuro político.

Hasta ahora, su más impactante acto de campaña fue lanzarse en paracaídas sobre San Pedro… no sé de qué sirvió, pero al menos esa vez no le cayó encima a un cristiano.

De tumbo en tumbo, Tatiana va por la vida política arrastrando la cobija y ensuciando el apellido.

Ya no me sorprende,

Te puede interesar