La democracia dentro de MORENA

Ni duda cabe que el ejercicio de la democracia en la realidad es muy difícil de cumplir. Coincidimos que es un sistema democrático, el menos malo de los actuales sistemas políticos, pero no es perfecto, si acaso podemos decir es perfectible.
A los mexicanos nos ha costado mucho esfuerzo, talento, dinero para tener elecciones dentro de un entorno democrático, sin embargo, estamos muy lejos de afirmar que vivimos y respiramos en un ambiente democrático.
MOVIMIENTO DE REGERACION NACIONAL tiene cinco años de vida una vez el INE, le dio visto bueno a su registro. Es obvio que su crecimiento, desarrollo y penetración en la sociedad ha sido exponencial, todo debido a la dinámica y oportuna dirigencia y liderazgo de Andrés Manuel López Obrador.
Al ganar la Presidencia de la Republica, MORENA, debe empezar a caminar solo, sin necesidad del apoyo de su líder moral y guía espiritual. Precisamente ahí vienen los asegunes.
¿Están MORENA, sus líderes, sus miembros, sus intereses ideológicos, políticos, sociales y económicos listos para enfrentar exitosamente esta nueva etapa de su vida política?
El 20 de noviembre habrá elección democrática para elegir a su nuevo Presidente de Partido. Con el objeto de sustituir a Yeidckol Polevnsky, quien ha tenido una gestión muy cuestionado por diversos grupos internos, a pesar de que fue coparticipe del triunfo de AMLO en 2018.
Sus adversarios la acusan de llevar a cabo acciones anti democráticas en la dirigencia, una de ellas es el control del padrón interno de MORENA, ya que ha decidido que la elección se lleve a cabo con un padrón de 317,000 militantes en lugar de 3 millones cien mil que el INE tiene registrados. Es decir, ella quiere controlar la elección a través del padrón, si lo abre, lo más seguro es que pierde, pues quiere seguir siendo Presidente. Con el objeto de influir, controlar y participar en las elecciones de 2021 y 2024.
Hay cuatro contendientes, dos de ellos han trabajado muy cerca de AMLO, Bertha Lujan y Yeidckol, los otros dos, son parte vital de grupo de Ricardo Monreal, quien es Alejandro Rojas, su suplente en la Senaduría y Mario Delgado quien ha trabajado muy de cerca con Marcelo Ebrard.
Con estos actores participativos, pueden presentarse muchos escenarios, sujetos a múltiples especulaciones, por ello mi análisis es más directo.

Mi análisis, parte de las siguientes hipótesis; después de AMLO, Monreal es el político más avezado en la 4T. Tiene su propio alfil, Alejandro Rojas, sin embargo, declaro recientemente que la postulación de Mario Delgado representa un peso pesado, en la contienda interna de MORENA.
Mario Delgado es gente muy cercana a Marcelo Ebrard, cuya relación con AMLO es muy estrecha y eso fortalece la candidatura de Delgado.
Bertha Lujan ha colaborado muy cerca con AMLO en varias etapas de su vida política, sin embargo, tiene varios colaboradores en el gabinete de gobierno federal, que hacen vulnerable su candidatura, tal es el caso de Luisa María Alcalde Actual Secretaria del Trabajo. Se comenta que otros parientes también ocupan cargos en el gobierno federal.
Yeidckol también se ha postulado, pero no ha sido recibida con entusiasmo, al contrario, la han atacado constantemente, caso reciente fue cuando simpatizo con la Ley Bonilla que busca ampliar el periodo gubernamental de Baja California de 2 a cinco años.
Con estas cuatro opciones a la Presidencia de MORENA, lo enrarecido que esta el ambiente interno y la falta de armonía y cohesión entre sus simpatizantes, incluyendo el deseo fehaciente de AMLO de controlar y tomar decisiones de todo, con todo y por todo. El día 20 de noviembre el nuevo Presidente de MORENA será Mario Delgado.
AMLO no quiere confrontarse con Monreal, ni con Ebrard, quienes son sus dos principales alfiles para las elecciones del 2021 y del 2024.
Esta es mi conclusión, AMLO es y seguirá siendo el líder moral, espiritual, terrenal y la conciencia de MORENA, por los siglos de los siglos, AMLO por siempre.
RAUL MONTER ORTEGA.

Te puede interesar