Jóvenes torpes y maestros tontejos… ¡Ya valió!

La juventud es un defecto que se cura con el tiempo, decía el Barón de Cubertain… La estupidez al contrario, se arraiga y se ensancha con el tiempo.

Tenemos una camada de políticos que van surgiendo, los jóvenes toman espacios en el Senado, en los congresos, en los gobiernos.

Igual que ocurrió en la historia del mundo, igual que nos pasó a todos… devorar al mundo, anhelar antes de los 30 llegar a la cima del Everest.

Yo tuve a Panchito Cerda y Abelardo Leal quienes me ubicaron, era periodista y me sirvió mucho.

Otros políticos tuvieron a don Alfonso, otros tuvieron a don Luis Marcelino Farías, a don Pedro Quintanilla…

Templar al toro, decía Abelardo, para que se le quite lo brioso… templar al joven, para que se le quite lo imbécil.

Antonche…

El hecho de que los jóvenes de hoy en la política tumben caña, que tengan senadurías, diputaciones federales, coordinaciones, alcaldías…

Que haya más jóvenes que nunca en el ejercicio del poder, aunque el gobierno federal esté lleno de venerables ancianos, nos da un primer vislumbre positivo.

Los muchachos serán guiados y templados por los viejos del gobierno federal.

Porque los errores del muchacho se explican por su juventud o por la falta de buenos maestros.

Aunque a veces veo las idioteces que cometen los ancianos del gobierno federal y las que cometen los jóvenes que irrumpieron en la política.

Y me asaltan los temblores.

Te puede interesar