iPhone 11 corre peligro de rezagarse en China por omitir conexión 5G

 

EU.- La decisión de Apple de omitir el soporte para el último estándar inalámbrico (la conexión 5G) en sus nuevos iPhone puede costarle a la compañía la oportunidad de capturar la mayor ola de reemplazo de teléfonos inteligentes de China en años.

El fabricante de iPhone, que es la única marca extranjera que mantiene una posición entre los cinco primeros en China, se esfuerza por luchar contra los competidores locales como Huawei, Oppo y Xiaomi, cuyos diseños más elegantes, cámaras más sofisticadas y etiquetas de precios más baratas atraen a clientes de todo el país, afirmó Bloomerg.

La falta de soporte celular de quinta generación, la 5G, en la familia recién anunciada del iPhone 11 no será un problema inmediato, pero podría perjudicar a Apple a mediados de 2020, cuando los analistas esperan que el mercado de teléfonos inteligentes de China aumente rápidamente la demanda de 5G.

Será “extremadamente difícil” para Apple mantener su posición en China en el segundo semestre del próximo año, dice Jia Mo, analista de la firma de investigación Canalys. “Queda por ver si el iPhone 11 puede ofrecer innovaciones tecnológicas para compensar algunas desventajas en el hardware, como la falta de soporte 5G”.

Apple lanzó el martes nuevos iPhone con cámaras adicionales, procesadores mejorados, diseño renovado, mejores baterías y carga más rápida; sin embargo, hubo poco en la presentación de la compañía que superara lo que los rivales de Android ya han ofrecido. Los proveedores de Apple vieron un repunte en el precio de sus acciones luego del lanzamiento, impulsado en parte por el reducido precio inicial del iPhone 11 de 699 dólares.

China desea a toda prisa convertirse en líder en la era 5G, y los operadores móviles estatales han destinado miles de millones de dólares para construir la infraestructura nacional necesaria. El nuevo estándar inalámbrico, que ofrece velocidades significativamente más rápidas y casi sin latencia, se considera clave para desbloquear aplicaciones tecnológicas de próxima generación como la conducción autónoma, la cirugía remota y la transmisión ubicua de contenido de alta definición. Los proveedores de teléfonos son naturalmente de los primeros en adoptar, con la esperanza de que las velocidades más rápidas estimularán un mercado móvil que se estancó y comenzó a reducirse en los últimos años.

Pocas compañías han vivido una desaceleración en la demanda global de teléfonos inteligentes tan severamente como Apple, que dejó de informar la cantidad de celulares iPhone vendidos desde inicios de este año.

Te puede interesar