Inicia en Uruguay diálogo sobre crisis de Venezuela

Montevideo.- Esta mañana comenzaron en la capital uruguaya los trabajos del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela, con la participación de México, y cuyo canciller Marcelo Ebrard, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, junto con la vicepresidenta y alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, Federica Mogherini, se reunieron en la sede central del gobierno de Uruguay, anfitrión del encuentro que comenzó con la participación de 14 países.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard Casaubon dialogó con su homólogo de ese país, Rodolfo Nin Novoa, con quien trató temas relacionados con los trabajos de la conferencia internacional sobre la crisis en Venezuela, convocada por ambos países.

Este encuentro se realiza en el marco de la gira de trabajo que realiza el canciller a esa nación sudamericana.

Ebrard Casaubon se reunió además con el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, con quien conversó sobre la iniciativa de diálogo presentada por ambas naciones con respecto a la situación que vive Venezuela.

El presidente Vázquez se refirió en lo siguientes términos a la situación que les convoca y a la urgencia internacional de encontrar una solución conjunta.

“Agradezco la oportunidad para albergar la primera reunión del distinguido grupo, es un honor recibirlos en la sede de presidencia. Dado el motivo y objetivo, este encuentro significa también un enorme desafío cuya complejidad y urgencia no ignoramos pero que confiamos poder superar entre todos”, comenzó.

“Estamos aquí para identificar puntos de encuentro y articular acciones que coadyuven al clima de serenidad, comunicación y acuerdo político que Venezuela necesita imperiosamente para resolver la grave crisis institucional política, economía y social que hoy la afecta. Esa es la razón del grupo internacional de contacto y ello en el marco del pleno respeto del derecho internacional y los alienables derechos del pueblo venezolano”, explicó.

Vázquez sostuvo que la postura de Uruguay no nace del vacío histórico sino que es consecuente con la línea de larga duración con la política exterior: no intervención, igualdad soberana, autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias, protección y promoción de los derechos humanos. “Tampoco flota en el vacío legal, se sustenta en el Derecho Internacional que adherimos”, añadió, y se refirió a la reunión del Consejo de Seguridad de ONU realizada el 26 de enero de 2019 como un ejemplo de los acuerdo internacionales.

“Tampoco es apresurada o tardía ni cómoda. Es una posición razonable y pertinente que condice con los planteos que nos hace la Unión Europea. Intenta aportar a una solución posible y quizás la mejor para Venezuela. Una salida pacífica y democrática de la situación que vive. La mayor disyuntiva que tiene planteada Venezuela es entre la paz o la guerra por eso nuestro insistente llamado a la serenidad a las partes involucradas y a la prudencia a la comunidad internacional”, prosiguió.

“La dramatización de los conflictos no hace más que agudizarlos, los condicionamientos hipotecan las posibilidades de resolverlo, y los dramáticos costos los sectores más vulnerables de la sociedad. Acaso lo que sucede en Venezuela no sucedió o puede suceder en otros países. El futuro y la dignidad de Venezuela y su gente es lo importante. En todo presente hay varios futuros posibles, ninguno será perfecto porque no existen pero entre esos futuros algunos son terribles y algunos son mejores que los demás”, advirtió.

“Venezuela, el pueblo merece el mejor futuro posible. Un futuro que tiene la responsabilidad de construir por sí misma, es el pueblo que debe construir ese futuro. Sabemos que no es un recorrido fácil pero hay que emprenderlo porque los problemas de la democracia se resuelven con mas democracia, de diálogo y de paz”, concluyó el presidente.

Te puede interesar