HISTORIAS DEL PAN NL MONTER, PRESIDENTE PANNL 1993-1996

Antes de seguir con la historia de mi partido, quisiera hacer dos menciones al artículo anterior. 1- Dos extraordinarios colaboradores de la gestión de Canales al frente del Pan estatal, fueron Eduardo Arias Aparicio, quien estuvo al frente de la secretaría, haciendo una labor encomiable de organización y acercamiento con la membresía, no importó si eran tradicionales o neo-panistas. La otra persona que cumplió con una responsabilidad fundamental en el desempeño de la administración del comité estatal, fue la Sra Amelia Mudd quien vigiló y operó la tesorería con mucha eficiencia, transparencia y honradez. 2- Quien se encargó de apoyar a Canales, diseñar y supervisar la remodelación y construcción del 2do piso del comité estatal fue la Sra Angela Stelzer de Canales, gracias a ella y mucha gente más, se logró esta bella obra, que enorgullece a los panistas de NL, pues se mantiene el diseño original del edificio, pero haciéndolo funcional y moderno. Un aplauso a estos tres diligentes y dedicados panistas.
Se acercaba la sucesión de Canales, había efervecencia en ambos bandos. Jesús Hinojosa alcalde de San Nicolás y panista de mucho respeto, me habló un día y me dijo, “Monter, queremos platicar un grupo de panistas contigo, ¿cuándo nos recibes en tu casa?”

Le pregunté cuál era el tema y me dijo directamente… “Queremos pedirte seas nuestro candidato a la Presidencia del Comité Estatal del PANNL, somos panistas de varios municipios, incluyendo tradicionales y neo, que estamos muy interesados que tu lideres al PAN en los próximos tres años”.

La llamada y la propuesta me sorprendieron. A los pocos días los recibí en mi casa, efectivamente eran panistas de muchos municipios rurales y también del área metropolitana de Monterrey. En ese momento yo era regidor del municipio de San Pedro. No batallaron mucho para convencerme. Acepté.

Los panistas tradicionales propusieron la candidatura de Lic Hiram de León, abogado prestigiado y con muchos años de militancia en el PAN.

Después de intensa campaña interna, llegó el día de la elección, la cual se celebró en el renovado y hermoso edificio del Comité Estatal, que por cierto está ubicado en Treviño y Escobedo, centro de Monterrey. El cómputo de la votación indicó como ganador a Monter, fue en el mes de septiembre de 1993.

Inmediatamente nombré a mis colaboradores, quienes hicieron un extraordinario trabajo, entre ellos a Kana Fernández, Felipe Cantú, Humberto Treviño Landóis, Oscar Guevara, Armando Jasso, Gustavo Valdez Madero, Norma Uresti, Carlos Domínguez, Eduardo Arias y muchos más.
Después de hacer el análisis de la situación del PanNL, observé que nuestro partido tenía presencia en la zona metropolitana y algunos municipios del sur y pocos del norte, Canales había hecho una labor muy buena para conciliar y acercar a neo-panistas con los tradicionales, pero ahora se requería un trabajo de mayor amplitud y penetración.
A partir de esta situación, definimos un plan de trabajo con tres ejes de acción, 1- recorrer todo NL y ver las necesidades de los panistas de los 51 municipios, para constituir comités municipales en cada municipio de NL y así atender sus necesidades y divulgar los principios y programas de gobierno del PAN, basados en la lucha democrática y respeto a la dignidad de la persona.

2- Pintar de AZUL NL, es decir que transmitiéramos a los habitantes de NL, que existía una mejor oferta política, que deseábamos gobernar el estado para servir al bien común, con profunda convicción de solidaridad y subsidiariedad a los más necesitados, en un régimen de libertad, justicia e igualdad.
3- Prepararnos para la elección del 94, con los mejores candidatos en todos los municipios, distritos locales, federales, senadores y alcaldes, haciendo una labor de acercamiento con las autoridades de los tres niveles de gobierno y todos nuestros adversarios políticos, con los cuales abrí línea de comunicación permanente.
Nuestra principal herramienta de trabajo fue la COMUNICACIÓN, con panistas y no panistas, dentro de un ambiente de disciplina, trabajo y respetando la dignidad de la persona.
Fueron meses de mucho trabajo, recorrimos el estado y fuimos reclutando candidatos para alcaldes, regidores, síndicos, diputados locales y federales. Organizamos cursos de capacitación que se celebraban en los Comités Municipales o en casas de panistas que las prestaban para ese propósito, había muy poco dinero y personal, la mayor parte eran voluntarios, con gran entusiasmo, dedicación y responsabilidad. Recuerdo que todos los días, después de comer, me subía a una camioneta Suburban de color azul, bastante averiada, que me llevaba a todos los municipios, para dar seguimiento al trabajo de reclutamiento y capacitación. Cuando regresábamos a Monterrey dábamos GAD, pues la Suburban aguantó el viaje, con la esperanza que el siguiente también.

Carlos Domínguez y su esposa Pipis, nos prestaron otra Suburban, más nueva, que nos apoyó mucho.

Las elecciones de 1994, serían las primeras en NL, donde se juntaban las elecciones a Presidente de la Republica, nuestro candidato fue Diego Fernández de Ceballos, candidatos a Senador, fue Mauricio Fernández, Diputados Federales, Diputados Locales, cubrimos todos los distritos. En cuanto a las alcaldías, logramos poner candidatos en 47 municipios de los 51, histórico.

La campaña fue muy dinámica y penetrante en todo NL, a donde iban nuestros candidatos eran bien recibidos, tuvimos algunas dificultades con alcaldes priistas y líderes sindicales, pero la gente nos arropo y cuido.

Logramos tener representantes en todas las casillas electorales, equipos de vigilancia, cuidado y protección a nuestros representantes en dichas casillas, para asegurar la legalidad y libertad en la emisión del voto, escrutinio y entrega de actas y paquetes electorales.

Llego el día de la elección agosto 21 de 1994, había mucho nerviosismo, pero al final de la jornada nos sentimos satisfechos y orgullosos. PANNL aportó a la candidatura de Diego 596,820 votos. En 1991, el PAN obtuvo 151,454 votos, es decir quintuplicamos la cantidad.

Los datos más relevantes fueron tener Senador en la persona de Mauricio Fernández, Diputados Federales, 17 Diputados Locales, 6 Municipios y ganamos Monterrey.

La elección en la Sultana del Norte estuvo muy reñida, nuestro candidato Jesús Hinojosa y su adversario del PRI Jorge Manjarrez hicieron campaña en cada rincón, logramos cubrir todas las casillas y con actas en mano demostramos el triunfo de Hinojosa, sin embargo la Comisión Municipal Electoral declaró vencedor a Manjarrez, provocando que Chuy iniciará una campaña de protesta que se incrementaba al paso de los días y alcanzó notoriedad a nivel nacional e internacional.

Nuestro equipo de abogados, encabezado por Luis Santos de la Garza, Américo Ramírez, Gustavo Valdés Madero, Hiram de León y otros más diseñaron la estrategia jurídica para defender el triunfo ciudadano.

Les recuerdo que en aquella época los organismos electorales estaban en manos y control del PRI-GOBIERNO. Por ello no teníamos confianza en su imparcialidad.

Mientras los abogados hacían su trabajo y Chuy hacia tremendas caravanas de protesta, con la participación voluntaria de miles de regiomontanos, un servidor analizaba la estrategia política.

Carlos Salinas de Gortari estaba contento y orgulloso del triunfo de su candidato Ernesto Zedillo Ponce de León, después del lamentable asesinato de Luis Donaldo Colosio en marzo de ese mismo año, cuando hacia campaña a la presidencia, visitando Tijuana, BC.

Un día le hablé a Chuy y le digo “dejemos que los abogados hagan su mejor esfuerzo, pero no creo que las autoridades electorales reconozcan el triunfo, te propongo ir a hablar con Salinas de Gortari y solicitar su intervención”, Chuy se rio y me dijo, “¿tú crees que nos reciba? y además nos haga caso?”, le respondí, “no sé, pero lo que sí sé es que hay que hacer algo radicalmente distinto”.

Chuy calló unos segundos y me dijo, “bueno si consigues la cita me avisas”.

Inmediatamente hablé con Carlos Castillo Peraza, Presidente Nacional del PAN, pidiendo su apoyo y que hiciera la cita, me dijo “estás loco, pero déjame ver si la logramos”.

En cuestión de días, me habla y me dice, “Monter, el Presidente Salinas te recibe en Los Pinos, van a ir tú, Chuy y José Luis Coindreau en representación mía”.

Le di las gracias y cité a Coindreau y Chuy, les compartí la noticia, la cual no tomaron muy bien, es más con desconfianza.

Fuimos a México, DF nos recibió Salinas en su oficina, nos saludó muy amable y dijo “a sus órdenes” Chuy le dijo “El Lic Monter hará la presentación”.

Con mucha seguridad le planteé el tema, previo rosario de elogios a su persona como paisano y presidente, se me quedó viendo y me dijo, “pero yo no soy autoridad electoral” y le dije, “pero Ud es el Presidente de México” se sonrió y me dijo, “¿ok cómo le hacemos? ” le propuse la creación de una comisión bilateral, del PRI y de PAN para que revisaran acta por acta.

Salinas se levantó y habló con Ruiz Massieu diputado del PRI y coordinador de su bancada dándole órdenes para ejecutar dicha revisión, por parte del PAN nos representó el Dip Lozano Gracia. Salimos de Los Pinos rumbo al Congreso Federal para hablar con ambos personajes.

Se estableció el mecanismo y quedaron de dar respuesta en dos semanas máximo. Nos regresamos a Monterrey.

En lo personal venía muy satisfecho, mas no así Coindreau y mucho menos Chuy, quien siguió con sus marchas de protesta.

Pasaban los días sin recibir novedad alguna, lo cual me ponía nervioso y Chuy se enojaba más.

Una noche durmiendo en mi casa, como a las 2 de la madrugada sonó el teléfono, contesté y del otro lado de la línea, escuche una voz que decía “buenas noches, le paso al diputado Ruiz Massieu”, oí su voz claramente diciendo- ganó su gallo- le ruego total discreción hasta que primero hable con el Gobernador Rizzo y mis colegas del PRI”.

Por supuesto acepté la indicación y me aguanté hasta que Sócrates nos habló para darnos a conocer la noticia.

Esta gestión provocó muchas reacciones en los medios de comunicación regios y sobre todo en la clase política. La llamarón LA CONCERTACESIÓN.

En lo personal no negocié nada, hice mi trabajo político, Chuy ganó la elección con 219,405 votos y PRI obtuvo 217,914. Una diferencia de solo 1,491 votos. Monterrey vivía la democracia y la oportunidad de una nueva administración. Jesús Hinojosa hizo una brillante administración.
Continua la historia……..

Te puede interesar