Fúchila… guácala

“Tengo que atender a esas pirujas”…”Chinguen a su madre Todos”…”Respetemos las Culturas Huachicoles”…”Pórtense bien, piensen en sus mamacitas”…

Y podemos recordar kilómetros y kilómetros de nuevas frases y conceptos políticos que recientemente están siendo

utilizados por políticos, muchos jóvenes y muchos otros no tanto; que tienen sumamente desconcentrados a los mexicanos

que gustaban de la ortodoxia, pero sobre todo de la urbanidad política.

En estos momentos hablar de conceptos como la Moral, para muchos de nuestros representantes populares, se referirá

únicamente a un “árbol que dá moras”, y no toda una manera de vivir la vida.

Así vemos como en muchos Congresos Estatales, varios diputados brincan de un Partido a otro, solamente para

garantizar los beneficios presupuestales, haciendo a un lado decenas de años y confirmando que la Ideología se hizo

a un lado para dar la bienvenida a los Intereses.

Muchos mexicanos a los que nos gusta escribir, en ocasiones nos preguntamos si verdaderamente valdrá la pena

repetir y señalar lo que, a nuestro juicio, debe ser socialmente censurado, y no estaremos logrando un objetivo totalmente

a la inversa; es decir, que estemos sirviendo como “cajas de resonancia” a las tonterías y barbaridades de esta “nueva”

clase política.

Y hablo de todos colores y sabores, tal parece que tristemente, hoy más que nunca la Política ha dejado de ser una

Vocación y se ha convertido en una especie de Negocio, en la que los integrantes de cualquier grupo que represente

Poder, se sientan a la mesa para negociar “sus” intereses, sin que el término “Comunidad” exista en su esquema

mental.

Vaya, en la nueva Ecuación Política Mexicana, las variables actuales solamente son dos, el Dinero y el Poder, haciendo

a un lado la más relevante, los intereses ciudadanos.

No obstante, los mexicanos seguimos cargando una genética social y política que nos lleva a seguir creyendo y viendo

en la figura del Presidente de la República una especie de “Mesias” o “Gran Tlatoani”, esperando que desde el Palacio

Nacional surga esa “luz Divina” que automáticamente resuelva todas nuestras carencias.

Es cuando cobra vigencia y relevancia algunos de las líneas de la canción del gran Mexicano, “Chava” Flores, cuando

alegremente señalaba “a que le tiras cuando sueñas mexicano…a hacerte rico con Loterias de un millón…mejor trabaja

y levántate temprano…con sueños de opio sólo pierdes el camión”.

Todo lo anterior cobra una relevancia mayor es cuando el gran proyecto de ese  “Mesias” para enfrentar la peor

crisis de Inseguridad Pública en México,  es sencillamente pedirle a los “señores delincuentes” que piensen en sus 

“mamacitas” antes de asesinar a mexicanos inocentes, o en una muestra de que puede superarse a sí mismo, pide

a la población en Tamaulipas que junto con él, le digan “fuchi” y “guácala” a los criminales.

Mientras tanto, el Ejército Mexicano sigue sufriendo una poco recomendable crisis de respeto por muchos Ciudadanos

que manipulados por esos Bad Mens”, los enfrentan a palos y piedras para impedir que hagan lo que la Constitución

Mexicana los obliga.

Y en otros Estados de México, los ciudadanos,  siguen agobiados por la ausencia de políticas públicas serias crisis severas de nepotismo,

corrupción, abuso de autoridad por parte de Gobernadores y Alcaldes que empiezan  poco a poco a perder el cierto

respeto, o podríamos decir miedo, que les había generado la llegada del primer Presidente de Izquierda en México.

¿Es suficiente con seguir celebrando actos políticos, disfrazados de actos oficiales, para que los delincuentes dejen

de delinquir, o que los dueños del Capital sigan manteniendo sus intereses en México, peor aún, para que muchos de

los servidores públicos sigan aprovechando el “Río Revuelto” para continuar extorsionando a millones de mexicanos?

Para fines prácticos, ya ha pasado una sexta parte del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador y en círculos

de mexicanos con una capacidad crítica importante, la inquietud e incertidumbre siguen privando; percepción que se

ha convertido en realidad cuando volteamos a ver cualquier tipo de indicador económico.

No obstante, López Obrador sigue manteniendo altos niveles de aprobación, lo que confirma que su estrategia

de Propaganda es eficiente, al sostener ruedas de prensa los días hábiles, mientras que los fines de semana, se dedica a visitar

lugares en los que prácticamente ningún Presidente de México hacía estado.

Sin duda, que el Presidente ha cumplido su palabra y millones de mexicanos amanecen todos los días viendo sus

famosas Ruedas de Prensa, compartiendo sus memes, videos o selfies en Redes Sociales, lo que sirve a que dejen

de ver la realidad de una Economía Nacional que sigue estancada.

Y aunque oficialmente los voceros de la Cuarta Transformación aseguran que la Corrupción ha terminado, cientos

de mexicanos que cruzan la frontera entre Texas y Tamaulipas “tienen otros datos”, al sufrir la extorsión sostenida

de elementos Aduanales o peor aún, de los Grupos Criminales que siguen colocando sus temidos retenes.

500 dólares en efectivo es la cuota que tienen que pagar los automovilistas si quieren entrar a México, por las

fronteras de Nuevo Laredo o Reynosa, ya que en caso de negarse o amenazar con denunciar, simplemente esos

mexicanos inocentes corren el riesgo de ser secuestrados o asesinados en el mismo lugar.

Ante ello, los mexicanos seguimos manteniendo nuestras dudas.

 ¿Será suficiente pedirles a esos malos mexicanos, que

antes de matarnos “piensen en sus mamacitas” o cuando nos detengan decirles de manera despectiva “fúchi”, 

o “guácala”, para que corran asustados ante esta Peje-clave ó pasword Presidencial ,para erradicar la violencia y ahora sí, que 

todos los mexicanos “seamos muy felices”?

Como dijeran en el Rancho, “se me hace muy ojón para ser pájaro”.

Te puede interesar