Fito, la Cuarta T y la despedida.

“Algo se detuvo en punto muerto… Restos de un navío que encallaba… Cuando el cuento terminó… La hora de huir, la despedida, la despedida…”, así dice una de las tantas canciones poéticas de Fito Páez, cantante, músico y poeta argentino que tuve la oportunidad de disfrutar el fin de semana pasado en la ciudad.

Qué difíciles son los finales, las despedidas, el terminar para comenzar; así pareciera que muere o termina “Un México” para dar inicio a “otro país”, pero ¿a cuál? Los políticos no acaban de acomodarse con la llamada “Cuarta Transformación”, ni los mismos que la están protagonizando, son como los matrimonios que llevan tanto tiempo juntos, haciendo las mismas rutinas y un día se separan, pero no se atreven a divorciarse, a dar el paso final.

Cuántos que ahora están en el gobierno federal vienen de ese antiguo régimen al que hoy se quiere despedir, de ese matrimonio político, del ayer del PRI o el de la esperanza fallida de un PAN, que se convirtieron aparentemente en una pareja feliz, “el PRIAN”; otros hablan de una nueva relación, también con un aparente brillo en su ojos, cuando van juntos en la decisiones que toman de la mano en el Congreso, “el PRIMOR”.

Pero independientemente de los amores o de los colores, el país y por supuesto el Presidente necesitan de todos, pero en diálogo, trabajando en torno a México; dejemos los enconos, las diferencias, para sumar; que no se enganche AMLO, aunque exista un real ataque de unos cuantos poderosos y por favor que también él deje de centralizar todas las decisiones de su administración en unos cuantos.

No pensé que después de un concierto de Fito Páez me vinieran algunas reflexiones sobre nuestra política, pero lo mágico de sus canciones es que en su poesía lleva implícita la vida, el amor y también la política; como dice en otra de mis favoritas, “Al lado del camino”, en la que narra: “Me gusta estar a un lado del camino… En tiempos donde todos contra todos / En tiempos egoístas y mezquinos… Yo ya no pertenezco a ningún istmo… El hambre, el frío, el crimen, el dinero…”. Melodía que sin duda me recuerda mucho a la situación que se vive en nuestro México y en lo personal la oigo como mi espejo.

Ya en el final del concierto de Fito Páez, después de deleitarnos con sus maravillosas canciones como “Al lado del camino”, “11 y 6”, “Dar es dar”, “Pétalo de sal”, etc., vino el tradicional grito de “otra, otra , otra…” y él regresó con “Mariposa teknicolor”, y se despidió, sólo fue una canción más. Yo esperaba precisamente “La despedida”, entonces miré a mi mujer Isadora, quien fue mi cómplice en el concierto, le sonreí y le dije como diría la canción: “Es la hora de huir… Tengo que correr, tienes que correr…”

Nos esperaban nuestros críos, los que serán los más beneficiados o perjudicados con la despedida del antiguo régimen y el surgimiento de la llamada “Cuarta Transformación”.

Te puede interesar