Estatización del transporte, a favor o en contra

Por RAÚL MONTER

Con la escaza información que tenemos en este momento, quisiera hacer algunos comentarios a la nota que apareció anoche en los medios y redes sociales, sobre la ESTATIZACION DEL TRANSPORTE PUBLICO DEL AREA METROPOLITANA DE MONTERREY Y SU REESTRUCTURACION.

Es evidente que el servicio actual se califica en general de malo a muy malo.

Durante meses ha habido tremendo debate sobre el aumento de tarifas del transporte público. Los concesionarios argumentan que desde hace 5 años no les han autorizado ajustar las tarifas a la inflación, a la paridad del dólar, aumentos de salarios y otros factores más.

Los usuarios a través de diversas organizaciones de la sociedad civil se han opuesto, argumentando que el servicio es deficiente, de mala calidad, las unidades en mal estado y además muy caro, comparado con lo que se cobra en otras ciudades del país.

Durante la campaña a gobernador de NL, los candidatos hicieron diversos pronunciamientos, entre ellos Jaime Rodríguez Calderón, asegurando que iba a mejorar el transporte público, que iba ser gratuito a los estudiantes y además acabaría con las ocho familias que controlan el transporte público en NL.

En virtud que no se logró un acuerdo para ajustar las tarifas al alza, el Gobernador anunció ayer la estatización y reestructuración del transporte público.

Repito no hay más información, solo dicen que el Gobierno solicitara al Congreso del Estado su autorización para solicitar una deuda de $4,900 millones de pesos y comprar las unidades que estén en buenas condiciones.

La noticia en sí, no debe ser una sorpresa, ya que, en muchas ciudades de México y el mundo, el transporte público lo brinda el gobierno de la ciudad.

También hay un formato mixto, es decir lo brindan en forma conjunta. Queda claro que el gobierno debe prestar ese servicio o bien concesionarlo y vigilar que el concesionario cumpla con un servicio de calidad, eficiente, accesible, limpio y de amplia cobertura geográfica.

Desde hace muchos años, en NL el gobierno dio en concesión este servicio público a algunos empresarios y a centrales obreras como la CTM y la CROC, con el objetivo que hubiera competencia y buen servicio, lo cual jamás se logró.
Este tipo de decisiones, como todo en el mundo de los negocios y la administración pública, tiene ventajas y desventajas.

Permitan empezar por las DESVENTAJAS.
1- El gobierno de NL no tiene recursos propios suficientes para solventar este proyecto.

2- Tendrá que solicitar crédito y habrá que dar en garantía activos que garanticen el pago. Ya que las finanzas públicas esta hasta el tope deudas, desconozco que garantías ofrezca y se las acepten.

3- Dudo que Gobierno Federal haga entrega de una partida especial para este proyecto, en virtud que también está limitado y sus prioridades son otras.

4- El Congreso de NL tiene que recibir la solicitud del Estado y autorizar o rechazar la solicitud para un nuevo crédito.

5- Administrar, operar, dar mantenimiento, supervisar choferes, mecánicos, administradores, vigilantes de los terrenos donde se encuentra los autobuses, vigilar la logística de cada ruta, tiempos, cobro y manejo de dinero, no es una tarea fácil, que llevara tiempo, esfuerzo y mucho dinero.

6- Es imposible dejar de mencionar el manejo de personal, pues al cambiar de patrón cambian las condiciones del contrato colectivo.

7- No puedo olvidar el tiempo que lleve la negociación con los concesionarios, es muy factible que se amparen y vayan a juicio, lo cual implica tiempo.

8- ¿En tanto quien será responsable de administrar el servicio público, el gobierno o los concesionarios?

9- Para el usuario no le interesa quien administre el servicio, lo que exige es un buen servicio, pero YA|||||||||||||.
CUALES SON LAS VENTAJAS.
Quiero ser honesto con uds, llevo horas dando vueltas y analizando el tema y todavía no veo LAS VENTAJAS.
RAUL MONTER

Te puede interesar