¿Están los mexicanos divididos?

Por RAÚL MONTER

La respuesta es contundente, CLARO QUE ESTAMOS DIVIDIDOS.
Hagamos una serie de reflexiones, con el objeto de entender la pregunta y sus múltiples respuestas.
La naturaleza humana es tan rica en contenido, que por eso se diversifica, cada ser humano es distinto, único, insustituible y sobre no se puede copiar, ha habido múltiples intentos de hacer una raza única, pura y perfecta, todos los experimentos han fallado.
Bajo estas premisas, podemos decir que los mexicanos entre si, somos diferentes y por ende divididos.
Estamos divididos por edad, sexo, religión, nivel socio-económico, origen racial, educación, etc.
Estamos divididos por el lugar donde nacimos, los capitalinos ven con menosprecio a la gente de provincia, la gente del sur desconfía de la gente del norte, los del norte se sienten más fregones que la gente del altiplano. La gente nativa, no acepta las costumbres de los mexicanos blancos o criollos o mestizos. En México hay racismo y muy cruel.
En las escuelas de cualquier nivel, universidades, centros de trabajo públicos y privados, centros religiosos, sociales se nota la discriminación económica, social y hasta de color de la piel, ahora debemos incluir discriminación si estas gordo, o eres bajo de estatura, o estas jorobado, o si eres homosexual.
Estamos divididos entre jóvenes y viejos, si te identificas con un partido político, eres señalado por los miembros de otros partidos políticos, es imposible dejar de mencionar que hay señalamientos rudos si eres Chiva, Americanista, Rayado, Tigre y muchos más. Hasta en las familias hay divisiones muy serias, las cuales se resuelven debido a la autoridad de los padres y al cariño de sangre, o bien se recrudecen por lo mismo.
La contienda política ha traído nuevas divisiones o más bien fobias y filias, ahora hay división y confrontación entre los Fifis, vs chairos, conservadores vs liberales, mafia del poder vs Morenistas, ricos vs pueblo sabio.
Desde el punto de vista Sociológico, Antropológico y Psicológico todo esto es normal.
Estos rasgos de división entre los mexicanos son normales, siempre y cuando haya respeto, armonía, tolerancia, prudencia y obediencia a las leyes y autoridades correspondientes.
En política como en muchas actividades es común hablar de la UNIDAD. Por ello es importante recordar su significado:
La unidad comunitaria o social viene a estar vinculada con el propósito de unirse entre todos, dejando a un lado las diferencias para el logro de una meta en común. Aunque, la unidad también puede ser negativa, si se piensa que lo diferente es malo y peligroso, y que por lo tanto debe ser apartado o eliminado.
En todas las naciones del mundo, los ciudadanos de un país se identifican con sus raíces, religión, sus costumbres, sus éxitos y fracasos, su bandera, su himno, su nacionalismo.
Todos estos factores humanos han provocado en la historia guerras con tremendas perdidas humana, las cuales se excusan con el argumento de servir a la nación, a la religión, al rey, al presidente en turno, al dictador y hasta bajo el argumento de dar la vida por su país o por su religión o por su tierra.
En lo personal, no me asusta esta división humana, me preocupa cuando lideres políticos, sociales, religiosos o falsos Mesías abusan de la vulnerabilidad de las personas.
Los extremos de las fobias y las filias son dañinas para el desarrollo económico, político y social de la sociedad.
Quienes utilizan estas herramientas de confrontación, lo hacen para ganar simpatías y fidelidad sin racionamiento.
Estoy convencido que todas y todos los mexicanos deseamos que nos vaya bien. Por ello es importante recordar que los enemigos no son nuestros compatriotas, ni los vecinos que son del Pri, o del Pan o de Morena o que le van a los rayados o a los tigres.
Identificar al enemigo es fácil, basta escuchar sus deseos y objetivos, son manipuladores, seductores, encantadores de serpientes, agiles en el manejo de elogios, dichos y soluciones fáciles e inmediatas, son vendedores exitosos de la droga del éxito con poco esfuerzo. Son amantes de hablar y hablar, gozan escuchando su voz y dando lecciones de moralidad, pero rompiendo reglas sin respetar la dignidad de los demás.
El enemigo de los mexicanos es aquel que no busca el bien común, es aquel que divide a la sociedad, siembra la semilla del odio y la confrontación, son tóxicos.
La Constitución Política de nuestro México es muy clara, protege los derechos ciudadanos de cada mexicano, nadie nos puede violentar dichos derechos de libertad.
Cada mexicano debe seguir construyendo el mejor presente y futuro de nuestro país, trabajemos y apoyemos cualquier acción que este encaminada a servir y resolver los grandes problemas, tales como la corrupción, impunidad, pobreza, educación, salud e igualdad.
GOBERNANTES Y GOBERNADOS, RICOS Y POBRES, PATRONES Y EMPLEADOS DEBEMOS RESPETAR LA UNICIDAD DE CADA MEXICANO
CREO EN MEXICO, RECHAZO EL MESIANISMO, LA FOBIA, LA DIVISION TOXICA Y LA CONFRONTACION.
RAUL MONTER.

Te puede interesar