Es un peligro inminente la construcción del viaducto en el río


OPOSICIÓN “Nos declaramos en contra de esta obra porque este proyecto es desestimar los compromisos internacionales en materia de Cambio Climático, Biodiversidad y la Nueva Agenda Urbana Hábitat III, asumidos por nuestro país”, consideró Liliana Flores Benavides.

POR ALFREDO NAVA

La construcción de un viaducto en el río Santa Catarina, es un peligro inminente y un ecocidió, coincidieron integrantes de quince agrupaciones ambientalistas.

Destacaron que la edificación de 250 columnas de concreto al interior y al margen del afluente, acentúa la crisis de movilidad y la calidad del aire.

Además se pone en riesgo la coexistencia de 648 especies biológicas, según alertaron los ambientalistas.

En una concentración la mañana de este martes, cerca del espacio donde el proyecto ya se construye, frente al American School Foundation, los activistas señalaron la incongruencia y omisiones del Gobierno estatal a través de la Secretaría de Desarrollo Sustentable; las delegaciones de la Semarnat, SCT y Conagua, así como los municipios de Santa Catarina, San Pedro y Monterrey, al permitir concesiones que reducen en un canal al Río Santa Catarina de por sí invadido por la infraestructura pública y privada.

Entre algunos de los grupos que estuvieron presentes se mencionaron:”Comité Ecológico Interescolar”, “Colectivo Nosotros”, “Especialistas y Actores Ambientales de Nuevo León”, “Natusalud”, “Tierra Prima”, “Abeja y Planta”, “Asociación Pro Conservación del Río Santa Catarina”, “Movimiento Ecologista Mexicano” ,”Sociedad Sostenible” y “Pueblo Bicicletero”, entre otros.

Indicaron que la obra del viaducto fue concesionada a la empresa Roadis, y contempla ampliar la Autopista de cuota Monterrey-Saltillo, para conectarla con la Avenida Díaz Ordazy el Boulevard Antonio L.Rodríguez, es su primera fase.

Liliana Flores Benavides, del Colectivo Nosotros, destacó que no hay permisos de Conagua, “vamos a evitar que el proyecto se lleve a cabo”, sentenció.

“Nos declaramos en contra de esta obra porque lejos de beneficiarnos, lastima nuestro derecho a la salud y a un medioambiente sano consagrado en el artículo 4 Constitucional. Emprender este proyecto es desestimar los compromisos internacionales en materia de Cambio Climático, Biodiversidad y la Nueva Agenda Urbana Hábitat III, asumidos por nuestro país”, consideró Liliana Flores Benavides.

Los ambientalistaa indicaron van a acudir ante la PROFEPA, y ante los tribunales federales van a interponer juicios de amparo, en su afán de no permitir que se afecte al río.

“Es un atentado al medio ambiente y la salud de las personas se va a agravar con los polvos qur emanen durante 2 años y medio, que puede durar la obra”, destacó Maria Enriquez, del Comite Ecológico Interescolar.

Dayana Pruneda, de Especialistas y Actores Ambientales Nuevo León, refirió que tras el Huracán Gilberto, se detectaron 10 áreas con peligro de inundación, tan solo a lo largo del trazo de la obra y se pondrá en riesgo a los asentamientos colindantes.

Expresaron que van a acudir ante las instancias municipales, estatales y federales, con el único propósito de transparentar la autorización del proyecto.

Señalaron que Roadis y el Grupo Garza Ponce, les pidieron revisar la validez y procedencia de los estudios de factibilidad y los permisos aparentemente otorgados por el gobierno mexicano y la garantía de que el proyecto “coexiste armónicamente”, con el río Santa Catarina.

Te puede interesar