El suspiro ahogado

Tres cosas buenas… el regreso del capital privado a PEMEX; La reactivación del proyecto de gasoductos para producir energía eléctrica… el aviso de la SEDENA de que no va a permitir más agresiones de tacuaches contra los benditos soldados.

Respiro hondo… quizá poco a poco vamos a retomar el camino del crecimiento.

Pero este Prejidente no gusta de darnos tranquilidad.

Estamos a punto de regalarnos el derecho a un suspiro de alivio cuando nos avisa de su ley de amnistía para liberar a delincuentes quienes purgan sentencias menores.

¿Quiénes son los principales beneficiarios?

No, no es el señor que se robó un kilo de barbacoa… no es la señora quien le dio una cintariza al güerco que es la piel de Judas…

Los principales beneficiarios son miles de halconcetes del crimen organizado… el escalón más bajo de la estructura criminal, pero al mismo tiempo es el más redituable para los maleantes.

¡Ahí vamos de nuevo!

Y mientras, la reforma fiscal que se convierte en una amenaza que hasta ahora tiene más de leyenda que de hecho consumado, tampoco deja conciliar el sueño.

Hay tanto por desandar todavía: El aeropuerto de Texcoco… la cancelación de proyectos inviables como el tren Maya o la refinería en Tabasco.

Tres buenas noticias son apenas un respiro… un respiro interrumpido por las nuevas ocurrencias.

¡Joder!

Te puede interesar