El PRI, como Mun Rá

De entre todos los partidos, solamente uno se prepara y se proyecta para recuperar lo que alguna vez tuvo, lo extraño es que se trata del partido peor posicionado.

Sí, el PRI…

Tomemos la elección de Monterrey como ejemplo…

¿Había un peor escenario para Adrián de la Garza?

Su partido venía de perder estrepitosamente el 1 de julio, solamente ganó un par de diputaciones locales y eso, en zona rural.

En la metrópoli fue barrido.

El PRI como símbolo de la corrupción, acusado de todos los males que aquejan al país, no tenía manera de ganar la capital del Estado.

¿Entonces?… ¿cómo le hizo para ganar en donde no se podía?

Desde 1994, el PRI solamente había ganado un par de veces Monterrey, y en ambas existía un común denominador: Un pésimo candidato del PAN.

Pero Felipe de Jesús era el mejor que pudieran presentar los azules, por tanto, la victoria panista parecía cosa de mero trámite.

Repito pues… ¿Cómo le hizo para ganar en donde no podía ganar?

Sencillo: Volvió a lo básico.

Movió a sus estructuras, juntó a todos los actores y a todos los sectores; se alió con la CTM y con la CROC, tan esquivas antes.

Juntó a los operadores, como Felipe Enríquez… allegó a los hombres fuertes, como Héctor Gutiérrez de la Garza e Ildefonso Guajardo.

Hizo alianzas estratégicas con gente de otros colores, como el Oso Medina…

Y así, repudiado por toda la clase media, al PRI le bastó mover lo que había dejado de mover, por aceitar esa vieja estructura que desde hace dos sexenios estatales estaba en el abandono.

Perdió en donde siempre pierde, pero volvió a ganar en donde no ganaba…

El diferencial de votos favorable en los distritos 1 y 2 fue suficiente para contener la marea en los distritos de clase media y media alta.

Así ocurría en los viejos tiempos.

Me queda en claro, el PRI nacional se reconstruye a partir de Monterrey, es el trofeo más preciado que pudieron alcanzar el 1 de julio, la capital de una de las tres ciudades más importantes de México.

No es cualquier cosa.

El PRI viene de regreso, mientras el PAN se rompe y se corrompe, mientras MORENA se pierde en sus grillas internas y no es capaz de dar sentido a la fuerza que les da ser el partido del Presidente.

Mientras Movimiento Ciudadano pierde gran parte de su fuerza y sentido con la muerte de Moreno Valle, quien desde afuerita lo alentaba y alimentaba para futuras alianzas.

No les extrañe pues que en el 2021 el PRI regrese a Palacio de Cantera.

Es el único que camina, con sus viejas armas, en ese rumbo.

Te puede interesar