El Juárez bizarro

Si usted conduce un taxi que humea, es candidato a que la Policía del Transporte le aplique el retiro del auto y una multa superior a los 30 mil pesos.

Pero si es usted gobernador, puede robar 57 millones de pesos en la compra de una güila y luego, cuando está acorralado simplemente cancelar el proyecto y nadie le hará un rasguño.

Si usted es un ciudadano que tiene un medidor de energía eléctrica que falla por algún pelotazo, los inspectores de la CFE le pueden cancelar el contrato, aplicarle una megamulta o dar parte a la fiscalía para que sea procesado como criminal, de acuerdo a las recientes reformas legislativas.

Pero si es usted amigo cercano del Gobernador, puede simular la compra de 20 millones de pesos en cobertores, embolsarse el dinero y poner cobertores viejos en el paquete.

Si es usted un ciudadano común va a tener que pagar un incremento en el precio del pasaje de transporte urbano.

Pero si es líder nacional de MORENA puede viajar en Clase Premier…

Hemos llegado al punto en que a los malos gobernantes no les alcanza para robar y para cumplir compromisos elementales con el presupuesto…

Así que van al pozo en donde siempre encuentran agua y lanzan el cubo al fondo.

Y vuelven y vuelven a sacar.

¿Porqué estalla el ciudadano?

Porque el político ladrón roba el dinero del pueblo, y para evitar ir a la cárcel o ser destituido paga cantidades groseras, que toma no de lo ya robado, sino del mismo pueblo a quien inventa nuevos cobros.

Esto va a cansar…

Para los criminales (Culiacanazo) gracia.

Para el ciudadano la ley a secas.

Adoran al Juárez bizarro.

Te puede interesar