El evento que busca implantar “el gusanito” del gusto por la lectura en todo Monterrey: La FIL MTY

 

Con nuevos retos que superar para promover la lectura, la Feria Internacional del Libro de Monterrey comenzó este sábado 11 de octubre.

El evento nació hace 30 años en el estacionamiento del Tec campus Monterrey, en unas mesas y con unas carpas al aire libre, recordó el rector David Garza, momentos antes de cortar el listón.

“Y a la fecha, más de 5 millones han visitado la Feria Internacional del Libro de Monterrey, y esperamos en esta edición tener más de 200 mil personas que nos visiten”, destacó.

“Deseamos que todos los visitantes aprovechen al máximo y nos llevemos el compromiso de promover la lectura con todas las personas”, agregó.

La FIL ha evolucionado, característica de Nuevo León, entidad emprendedora e innovadora, dijo el rector.

“Se está transformando para convertirse en un lugar donde además de exhibir novedades editoriales y escuchar voces de autores relevantes, sea una plataforma para detonar la imaginación y promover la creatividad”.

Sin embargo, lamentó que el hábito de la lectura se esté perdiendo entre los jóvenes, ya que de acuerdo con el INEGI, en 2015, 50 por ciento de los mexicanos mencionó haber leído algún libro durante el año y en 2018 fue el 42.

“Leer nos ayuda a desarrollar muchísimas capacidades, nos transporta a mundos que no existen, eventos históricos que no tuvimos la oportunidad de presenciar”, expuso el rector.

“Nos pone frente a evidencias científicas que nos ayudan a entender mejor el mundo y nos pone ideas que contrastan quizás con lo que pensábamos”.

Por su parte, Inés Sáenz, decana nacional de la Escuela de Humanidades y Educación del Tec, expresó que el propósito la feria es reconocer el poder transformador de la lectura.

“Es un poder enorme que nos hace mucho más sensibles, críticos y nos sienta las bases para una sana democracia”, señaló.

“Y para regodeo de los lectores, esta vigesimonovena edición alberga 650 casas editoriales y ofrece nuevos espacios con una vocación más interactiva y comunitaria que nos ayuda a tener un ambiente de mayor cordialidad”, señaló.

Saenz también anunció la apertura de Ágora, un nuevo escenario abierto a nivel del piso donde se podrán vivir experiencias diferentes.

Entre ellas, participar en el proceso de impresión con el taller de grabado El Chanate, así como aprender sobre locución y radio en la cabina interactiva de Frecuencia Tec, y ser parte de juegos de rol literarios, entre otros.

“Este ha sido un programa preparado con esmero, con mucha discusión y con mucha atención”, recalcó.

“Queremos que la feria del libro salga de los muros de Cintermex y se viva en otros espacios culturales de Monterrey”, dijo.

Por eso, en esta edición se trabajó en conjunto con en el Museo de Historia Mexicana, en la Cineteca de NL, el Parque Fundidora y el Pabellón M.

El presidente del Consejo para la Cultura y las Artes de NL (CONARTE), agradeció al Tec de Monterrey por hacer de este espacio la feria del libro de la ciudad de Monterrey.

“Es la feria del libro de nuestra ciudad, de Monterrey, y me parece importante que así lo asumamos todos”.

“Yo quiero comprometer a CONARTE a que nos vamos a sumar con entusiasmo para darle ese escenario que se merece, que debe permanecer hacia adelante”, dijo.

Mario Adrián Flores, vicepresidente de la Región Norte del Tec, señaló que la feria del libro es un lugar de interés, lleno de nuevas propuestas, nuevos autores y grandes experiencias relacionadas con el mundo de la cultura, no solo con los libros.

“Para la Región Norte es un espacio maravilloso, es una de las ferias más importantes de México conectadas con las ferias más importantes de Frankfurt, Alemania”, comentó.

“El traer a la comunidad autores, editoriales y una gran comunidad de gente que comparte sus experiencias transforma una sociedad”.

Finalmente, Crisantos Martínez, director de PrepaTec, Región Norte, mencionó que se busca impactar a la comunidad compartiendo los proyectos sociales de liderazgo que realizan los jóvenes de PrepaTec.

“Desde su edad, su momento y su creatividad, pueden generar ideas muy positivas que a veces a nosotros no se nos ocurren y ellos tocan el corazón de las personas”, expresó.

En el presidium también estuvieron Carmen Junco, presidenta del Consejo Consultivo de la Escuela de Humanidades y Educación del Tec, Lorena Canavatti, presidenta del Patronato del Festival Internacional Santa Lucía, y Enrique Tamés, decano Región Norte de la Escuela de Humanidades y Educación del Tec y director general de la Feria Internacional del Libro de Monterrey.

Te puede interesar