El buen monstruo protector

Mi tierra ancestral era un vergel -la huasteca veracruzana- apenas asomaba uno la cara y se topaba con una plantación de plátano, o con el mangal.

Cuentan los viejos que en cada uno de los 20 arroyos tirabas el anzuelo y sacabas mojarra.

Yo todavía admiro con asombro las fotos amarillentas de camiones torton en proceso de carga con racimos de plátano llevados a lomo por decenas de obreros, peones.

El plátano es el cultivo del huevón, decía Felisa, porque no hay planta más noble, que ni siquiera tiene que sembrarse, nace sola y se reproduce sola… se ocupa más trabajo para cortar los hijares para que no se reproduzca de más, que para cultivarla.

Hasta que les llegó PEMEX…

Al que entró a trabajar lo hizo huevón, decían… ¿Y al que no?… ¡Lo hizo rehuevón!

Si una línea de PEMEX pasaba por el platanal y te afectaba 20 metros, la petrolera te pagaba toda la cosecha, un dineral…

Con el tiempo, los productores fueron tumbando sus plantaciones porque ganaban más con las indemnizaciones que con las cosechas.

Y así pasó con el mangal… con las milpas…

El campesino dejó de sembrar, para vivir de la bondadosa comprensión petrolera.

Cuando se tardaba el cheque bastaba bloquear el paso a los pozos y llegaba el dinero… el que no llora no mama.

Hasta que PEMEX se acabó y mi tierra ancestral se ha convertido en un páramo.

El desempleo y el hambre llegaron de la mano, y con ellos la delincuencia.

En vez de buscar salidas, de volver a cultivar lo que generosamente la tierra regalaba, vivieron a la espera de que PEMEX despertara y volviera a sus viejas glorias.

Esos murmullos se escucharon en toda la campaña…

AMLO va a reactivar PEMEX, volverá el trabajo, volverán los pozos y claro, las sabrosas indemnizaciones.

Así se conserva a un pueblo huevón que prefiere creer en la quimera…

Así el voto fue masivo y monstruoso.

Así aguardan hasta hoy en vano, encuerados y con hambre, como animalitos, que el buen monstruo despierte para alimentarles.

Mientras tanto hay que llevarles su comida…

“Ni modo que animalito se le ordene que salga a buscar su comida”.

¡Pos cómo!

Te puede interesar