Claudia Tapia; “Morena Cuarta T”

Ojos grandes, transparentes como ella, con un rostro de una belleza con tintes de nostalgia, quizás por lo vivido en tiempos pasados; en el ayer cuando salía a las calles a protestar al lado de su padre Claudio Tapia, quien mucho le enseñó del compromiso social, de luchar por las causas justas; ahora, desde otra trinchera, desde el poder del curul, intenta transformar Nuevo León, con su nostalgia a cuestas, pero de pie como siempre, mi amiga Claudia Tapia .

Ella llega al Congreso local por medio de una diputación plurinominal, pero aun así salió a la calle a hacer campaña en el distrito cuatro local, pidiendo también el voto para Andrés Manuel; Claudia no llega de la noche a la mañana a la política, tenía más de veinte años en la sociedad civil, participando en asociaciones, congresos y marchas en pro de la equidad de género, de la diversidad sexual, el medio ambiente, los derechos humanos, la ecología y por supuesto amante y defensora de los animales; arriba al Congreso como una voz ciudadana que resonaría en la tribuna a favor del pueblo, en memoria de lo que su padre le enseñó, pugnar por los más vulnerables y las causas justas.

Pero en la política “profesional” era una un ovejita entre grandes lobos, aun así se sentó como coordinadora de la bancada de Morena, sin saber aullar; sin la maldad del político tradicional, su arma son siempre sus grandes valores, su convicción firme del deber ser y el apoyo total al proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador , sin embargo a los pocos meses sufrió el “fuego amigo”, al ser cambiada de la coordinación de Morena.

Entender el juego de “los políticos profesionales” es difícil, más en particular en esta legislación del Congreso, en que la mayoría de diputados vigentes se pusieron a jugar al “Monopoly y al Juego de las sillas”; es decir, a diferencia del famoso juego de mesa donde se compran propiedades, los legisladores usaron la táctica de comprar voluntades por un lado y cambiar de silla a conveniencia por otra parte; de un partido a otro, de Morena al PRI, del PES al PRI, del PRI a Morena, del PES a MC, de PT al PRI, etc…

Ante esa galimatías en que se convirtió el Congreso del Estado, Claudia reacciona, según su criterio e ideología política, denuncia públicamente poniendo nombres a aquellos personajes que manipulan y meten mano para mover la cuna del Congreso, siempre apegada a los principios que comparte con el presidente AMLO, no mentir, no robar y no traicionar; inicia una nueva bancada: “Morena 4T”, aunque tenga que quedarse sola.

Tengo casi veinte años de conocer a Claudia Tapia, compartimos el gusto por la cultura, el arte, el tequila, el mezcal; hemos disfrutado tardes y noches de pláticas sobre la política, la participación de la sociedad; en las mismas hemos discutido por mi pasión a los toros y ella por prohibirla. Hemos llorado juntos por nuestros muertos, su padre, mis padres, nuestro entrañable amigo que nos presentó, Carlos Flores.

Porque la conozco y aunque no la he visto después de estas turbulencias en el Congreso, le digo que confío en la amiga, en la diputada, en la ciudadana que seguirá de pie, con su voz firme, ahora con la nueva bancada “Morena Cuarta Trasformación”.

Te puede interesar