Campaña a la Presidencia 1988

Estando en la presidencia del Pan Monterrey tuve la oportunidad de formar parte muchas actividades partidistas de trascendencia, entre ellas, ser miembro del Comité Estatal del PANNL; siendo su presidente Pablo Emilio Madero, hombre de mucho talento y representante de los fundadores de la vieja guardia, quien recuerdo “no simpatizaba con los neo-panistas”, como Coindreau, Canales, Salas Cacho, Tere García de Madero, Corella, Clouthier y por supuesto un servidor.
En 1988 se llevó a cabo la elección interna del PAN para elegir candidato a la Presidencia de la República; se postularon Jesús González Schmall, quien representaba a los panistas tradicionales; y Manuel Clouthier, por parte de los neo-panistas. Fue una campaña interna muy intensa, que logró despertar una participación de panistas y no panistas.
La Asamblea Nacional del PAN se llevó a cabo en la Cd de México ante una asistencia de alrededor de 10,000 personas. Tanto Maquio, como Schmall, llevaban muchos seguidores; las intervenciones de ambos en la tribuna fueron candentes y convincentes; divulgando e impulsando la democracia y la libertad de participación para acabar con la tiranía del PRI-GOBIERNO.
José Luis Salas, quien era el coordinador de la campaña de Maquio, me pidió fuera el representante electoral de Clouthier ante la comisión escrutadora; mi responsabilidad sería vigilar que el conteo de votos se hiciera en forma transparente y legal, ¡acepté con gusto y orgullo la tarea!
La gente pasó a votar individualmente en forma ordenada en un ambiente de mucha tensión; tanto los panistas tradicionales, como los neo-panistas queríamos que ganara nuestro candidato; había porras, gritos, mucho entusiasmo, pero también mucha presión.
Al concluir la elección, continuamos con el escrutinio, la emoción era enorme ya que no había pantalla ni pizarrón para ir publicando los resultados, por lo tanto, solo yo y mi alma sabíamos como iba el conteo. Recuerdo que el 70% de la votación fue a favor de Maquio; la ventaja sobre Schmall era enorme.
Envie un mensaje en un papelito a Salas y Maquio, diciendo: “Vamos ganando, Maquío será el candidato del PAN a la Presidencia”. Pasaron solo unos minutos y empezó a levantarse un susurro en las tribunas festejando el triunfo de Clouthier, el cual se confirmó minutos más tarde.
También recuerdo que Manuel se puso delante de mí y me dió un fuerte abrazo, diciendo “GRACIAS MONTER, TÚ SERAS MI COORDINADOR DE CAMPAÑA EN NUEVO LEÓN Y TAMAULIPAS”. Jamás me imaginé el compromiso que había adquirido… hasta días después.
Los candidatos a la presidencia por los otros partidos políticos fueron Carlos Salinas de Gortari, del PRI; Cuauhtémoc Cárdenas del PRD – partido recién surgido de la división con el PRI-; Rosario Ibarra de Piedra del Partido Revolucionario de los Trabajadores y otros más.
Fue una experiencia inolvidable, no teníamos dinero, no teníamos acceso a los medios de comunicación, no teníamos estructura organizacional y de vigilancia de casillas electorales; tuvimos que empezar de cero. Lo que si teníamos, era mucho entusiasmo, voluntad ganas de cambiar las cosas para ello contamos con la participación voluntaria de muchísima gente.
En virtud que los medios de comunicación no nos daban acceso, debido a la prohibición del PRI-GOBIERNO, nos la ingeniamos para generar noticias y que estas se hicieran novedad entre la gente. Llegamos a tomar estaciones de Radio, lo cual se hacía noticia.
¡La competencia difundía que no permitieran entrevistas con Clouthier! ¡No podíamos anunciar que nuestro candidato visitará Monterrey y usamos la Macro Plaza!
Fuí personalmente a entrevistarme con el Gobernador Jorge Treviño a pedirle que nos prestara el avión del gobierno del estado, para traer a Maquio, por supuesto la respuesta fue clara: “NO”, pero logré que se convirtiera en noticia y toda la ciudadanía se enterara de que Maquio venía a Monterrey y tuvimos una de las asistencias más grandes en la Macro Plaza.
Hay muchas anécdotas de esta campaña que algún día escribiré en forma más amplia; hoy debo decirles que hubo dos actores fundamentales en esta historia: la fortaleza espiritual de Maquio y su familia. La conexión que tenían con la gente era impresionante; Maquio llamaba a los mexicanos a quitarse el yugo del PRI-GOBIERNO; tenía un discurso sencillo y directo que la gente entendía y lo hacía suyo, por ello en NL tuvimos miles de voluntarios; cubrimos todo el estado, igual en Tamaulipas, donde la cantidad de votos fue enorme.
EL día de la elección “para el mediodía ya se anunciaba el triunfo de Salinas de Gortari”, lo cual fue insultante; es imposible dejar de mencionar el papel cínico y humillante que realizó Manuel Barlett, entonces Secretario de Gobernación y Presidente de la Comisión Nacional Electoral; acuérdense que esa época el gobierno controlaba toda la elección, no había forma de legitimar la lucha electoral de los candidatos de oposición, pues el triunfo era del oficialismo.
Recuerdo la frase expresada por Barlett la madrugada siguiente de la elección diciendo cínicamente que se cayó el sistema de cómputo, por ello no se podrían dar a conocer los resultados de la elección; bien dijo Diego Fernández de Ceballos, más bien se CALLÓ EL SISTEMA, NO SE CAYÓ.
Debido a estas dificultades los candidatos Clouthier, Cardenas, Ibarra de Piedra decidieron hacer un frente único, ante estas violaciones a la ley y los derechos electorales de los mexicanos.
Según el PRI-GOBIERNO, ganó Salinas con el 51% de la votación, sin embargo, jamás pudieron acreditarlo.
Existen diversas versiones sobre quién ganó. Unos dicen que Cárdenas, otros que Maquio, la verdad es que nadie ha podido acreditarlo. Lo que sí podemos afirmar, es que no ganó el PRI-GOBIERNO y mucho menos su candidato.
Salinas de Gortari, empezó su gobierno con un descrédito total. Clouthier, Cárdenas y la Sra Rosario, junto con los ciudadanos que queríamos un cambio para México, dimos inicio a nueva etapa en la construcción de la democracia de nuestro país.
Es claro que esta lucha ha sido ejercitada y actuada por muchos, es día que aún no termina, sin embargo, no podemos olvidar el esfuerzo, talento, pasión y entrega de quienes participaron en la elección de 1988.
Gracias a todos esos millones de voluntarios que trabajaron para cambiar las cosas con la esperanza de un futuro mejor. Lograron demostrar que los ciudadanos están despiertos y son libres de elegir a sus gobernantes!
La historia no acaba, la seguiremos contando.

Te puede interesar