Camilo Sesto

Beto, mi hermano, tenía 12 años; Martha 13, mi hermana mayor; yo sólo tenía10 años. No teníamos televisión, eran principios de los ochenta; sin embargo, teníamos una gran consola Philips en la cual oíamos la radio, la MR de grupo Radio Alegría. Nos divertíamos marcando a la estación de radio, con los antiguos teléfonos de disco, obvio cuando mamá no estaba, eran competencias para ver a quién apoyabas más de tus artistas favoritos; mi hermano apoyaba a Camilo Sesto.

Martha llamaba por Emanuel porque le gustaba, que estaba “muy bonito” decía; yo, por el simple hecho de que se llamaba igual a mí, votaba por las canciones de José Luis Rodríguez “El Puma”. No sé por qué Beto siempre votó y cantó las canciones de Camilo.

En esas competencias de música, de fans, también estaban por supuesto Juan Gabriel, José José, Napoleón, etc… Mientras entre las mujeres figuraban intérpretes como Rocío Dúrcal, Lupita D’Alessio, por mencionar algunas artistas de las baladas románticas; yo sólo era un niño que oía canciones de amor y desamor de gente grande… y aunque también llegaron grupos juveniles como Parchis, Menudo o Timbiriche, en lo personal prefería el melodrama romántico de la balada en español.

Mientras que Camilo Sesto triunfaba en España y en el mundo de habla hispana, su propio país vivía una transformación, y no precisamente la Cuarta Transformación , pues el dictador Franco moría, se restauraba una Monarquía Parlamentaria con el descendiente de los Borbón, el Rey Juan Carlos I; eran los setenta, después, en los ochenta, los españoles, ya sin Franco y con más libertad, empezaban a verse como una sociedad más abierta.

Mientras que España se liberaba y entraba nuevamente a una democracia en los ochenta, Camilo Sesto se diluía de la industria disquera, en donde la tecnología, junto con la piratería llegaban a España y al mundo. Además, el cantante se enfrentaba al escándalo de la lucha por la paternidad de su hijo

Cuando escribía este artículo y oía varias de sus canciones me cuestionaba un título: “Has nacido libre”. ¿Él murió libre? ¿Con sus cuestiones sexuales? ¿En su intimidad? ¿Con su hijo? ¿Con su familia? Quizás España se liberaba de una dictadura y se abría al mundo, mientras él se encerraba o simplemente se alejaba del mundo de la música.

A la distancia me llegan algunas preguntas: ¿Por qué oíamos eso? ¿ Éramos unos niños románticos o melodramáticos? ¿Qué pasó con España? ¿Cómo se transformó y entró a un primer mundo? ¿Nos transformaremos aquí en México ahora con la Cuarta T? ¿Por qué Camilo decidió regresar ya tan grande?

Quizás mis hermanos y yo somos una generación de nostalgia, nos gusta lo retro; hoy, con tanta inmediatez, con las tratantes plataformas digitales de música, todo es de unas horas, de unos días, unos meses; pero los artistas y las canciones actuales creo que no hacen una época, como lo logró el Gran Camilo Sesto.

Te puede interesar