¿Ayer es hoy?

¿Ayer es hoy mamá?, le pregunta Gabrielo, mi hijo de 6 años, a Isa, mi mujer; el pequeño es medio despistado con el tiempo, además lleva ya más de 10 días de vacaciones levantándose a deshoras; junto con mi otro hijo Iker, los tres andan en Tampico, en casa de su abuela, quien los consciente demasiado y los pequeños lo disfrutan mucho: playa, sol, paseos, convivencia con primas, cine, noches largas de TV… pareciera que el tiempo se repite una y otra vez, como esas olas que van y vienen en las arenas de la playa.

A mí me tocó quedarme en Monterrey por cuestiones de trabajo, a disfrutar del cálido verano en nuestra ciudad, que la verdad no ha llegado a caliente verano; lo que sí se puso caliente en nuestro estado fueron los municipios de Cadereyta y Juárez con una inseguridad que aumenta, pero, hay que decirlo, todo el estado en materia de seguridad se calienta; por lo pronto Fuerza Civil tomó el control de la policía en Cadereyta ; sin embargo, tomar el control de la seguridad en ese municipio ya lo había hecho el estado en la anterior administración, pareciera que también en Cadereyta: Ayer es hoy.

En lo que respecta al municipio de Juárez, igual entra el estado a tomar el control de la policía, pues hay que resaltar en ese municipio, según el semáforo delictivo, la constancia de delitos en los últimos tres años; en este Ayuntamiento vemos en rojo el rubro de homicidios, seguido por violencia intrafamiliar y las violaciones. Lo desalentador es que hablamos de lastres que se arrastran desde la anterior administración, las cual actuó igual de mal en cuestión de seguridad. Y cómo no se van a tener los mismos resultados, si el alcalde, Heriberto Treviño, logró la reelección; lo peor del caso es que mientras hoy su municipio arde por la inseguridad, él arde de calor porque anda de vacaciones en Europa, donde se registran temperaturas muy calientes. Sin duda también los ciudadanos de Juárez se levantan preguntado: ¿Ayer es hoy?

La relatividad del tiempo en los niños pequeños es muy común, alguna vez dije de pequeño: “Mañana, mamá, cuando jugamos a los policías y ladrones… ¿te acuerdas? Así como Gabrielo se revuelve en los tiempos y recuerdos, de igual manera la gente de esos dos municipios se entrecruza con sus temores e inseguridad y se encuentra con la necesidad que entren otros policías, los cuales ya no jueguen en el mismo equipo de los ladrones.

Ojalá que en un futuro los ciudadanos de esos municipios puedan decir: “Mañana, cuando llegaron nuevos policías y pudimos salir a las calles sin temor, ¿se acuerdan?” y “entonces nos pudimos despertar tranquilos, sabiendo que: Ayer no es hoy”.

Te puede interesar