Arrebatan el control a Boris Johnson

 

Londres.- La oposición británica y los rebeldes del gubernamental Partido Conservador contrarios a un Brexit sin acuerdo asestaron ayer un duro revés al primer ministro Boris Johnson, que podría desembocar en unas inminentes elecciones anticipadas.

Los legisladores volvieron al trabajo tras las vacaciones estivales, muchos de ellos determinados a impedir una salida brutal de la Unión Europea el 31 de octubre.

Tras la indignación provocada por Johnson la semana pasada, cuando anunció que suspendería las labores parlamentarias desde mediados de septiembre hasta el 14 de octubre, sus opositores denunciaron como una estrategia para impedirles actuar.

Para contrarrestarlo, hoy presentarán y votarán de urgencia una proposición de ley que obligue al Ejecutivo a pedir un nuevo aplazamiento del Brexit, hasta finales de enero, si no se logra pronto un acuerdo.

Para hacerlo posible, tenían que arrebatar al gobierno el control de la agenda parlamentaria. Y ayer por la noche, lo lograron por una cómoda mayoría: 328 votos contra 301.

Un total de 21 diputados conservadores votaron con la oposición.

Esta Cámara tiene una última oportunidad de evitar que este gobierno pisotee los derechos constitucionales y democráticos del país, había afirmado antes de la votación el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn.

Pese a asegurar que no quiere comicios, el primer ministro había amenazado con elecciones anticipadas a mediados de octubre si los rebeldes votaban contra el gobierno.

Tras la votación, lo concretó de inmediato: vamos a presentar la moción esta noche, aseguró el premier Johnson.

Horas antes, su ejecutivo había perdido su estrecha mayoría parlamentaria, de un sólo escaño, con la defección del legislador conservador Phillip Lee, quien literalmente se levantó y cruzó la Cámara para sentarse en la bancada del centrista Partido Liberal-Demócrata.

La Unión Europea se ha declarado abierta al diálogo, pero no parece más proclive a modificar el acuerdo, especialmente su punto más conflictivo: cómo evitar una nueva frontera en la isla deIrlanda que amenazaría el frágil proceso de paz.

Para convocar elecciones anticipadas, el premier Boris Johnson necesita la aprobación de dos tercios del Parlamento.

Te puede interesar