AMLO: Represor o Promotor de la IMPUNIDAD

Desde hace varios años los ciudadanos y su patrimonio se han visto afectados por las manifestaciones que diversos grupos organizan en las calles, para protestar o exigir respuesta a demandas que ellos hacen ante los gobernantes en los tres niveles de poder.
Quienes han estado a la cabeza de dichos gobiernos enfrentan la disyuntiva de aplicar la ley y a la vez impedir que los manifestantes alteren el orden, violentan el libre tránsito y dañen la propiedad ajena. O bien toman la decisión “dejar hacer, dejar pasar” a los manifestantes, permitiendo que hagan lo que les plazca.
El día 26 de septiembre se cumplieron 5 años de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, los padres de todos ellos acudieron al Cámara de Diputados para manifestar su protesta por la falta de respuesta de las autoridades federales y judiciales, para resolver estos delicados delitos. Ese mismo día, organizaron una manifestación en la CDMX y otras ciudades más. Concretamente en la capital de la Republica se infiltraron diversos “colectivos feministas, de organizaciones anarquistas y pseudo estudiantes” que se dedicaron a vandalizar, golpear conciudadanos, dañar patrimonio nacional, como la puerta principal de Palacio Nacional y edificios privados.
Al día siguiente el Presidente López Obrador dijo en su Conferencia Mañanera que los grupos de jóvenes ” NO SON ANARQUISTAS, SON CONSERVADORES”.
El día de ayer sábado 28 de septiembre se llevó a cabo otra manifestación de “Colectivos Feministas” apoyando la legalización del aborto y exigiendo detener la violencia contra las mujeres. Una vez más, hubo violencia, que según ellas no quieren para si, pero para los demás no les importa, vandalizaron casas, edificios públicos y privados, prendieron fuego a las rejas de la Catedral de la Ciudad de México y además agredieron físicamente a las mujeres policías que iban protegiendo la manifestación.
Estoy convencido que el Presidente AMLO, no ha sopesado o no ha querido ver lo delicado de estos eventos, con el ánimo de no incrementar más la violencia. Está equivocado.
En primer lugar, como Presidente de México, en su toma de protesta, juro cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ahí emanen, precisamente uno de las ordenanzas fundamentales, indica aplicar la ley y el orden en beneficio de la ciudadanía.
AMLO, no quiere ser represor, pero se ha convertido en el principal promotor de LA IMPUNIDAD, prefiere abrazos y no balazos.
Sr Presidente me dirijo a Ud como un simple ciudadano. Está confundiendo la gimnasia rítmica, con la magnesia.
El anarquismo es una doctrina política que pretende la desaparición del Estado, de sus organismos e instituciones representativas, para defender la libertad del individuo, por encima de cualquier autoridad.
Las personas infiltradas en dichas manifestaciones, que pertenecen a varios grupos de anarquistas, no persiguen ninguna doctrina, son resentidos sociales, gente que han nacido en entornos de odio y coraje. Sin educación, ni tampoco identidad nacional.
Sr Presidente Ud dice que son CONSERVADORES. Permítame explicar lo que es el CONSERVADURISMO. Es una doctrina política que defiende el mantenimiento del sistema de valores políticos, sociales y morales tradicionales, se oponen a reformas o cambios radicales en la sociedad. Sostienen una actitud de defensa la tradición y por ende rechazan cualquier reforma.
¿De verdad Ud cree que estas personas tienen ese perfil?
Independientemente de lo que Ud cree, los miembros de esos Colectivos lo que quieren fervientemente es destruir, desestabilizar, atacar, violar la ley y lo más grave DESAFIAR A LA AUTORIDAD.
Sr Presidente, soy un ciudadano común, que ama a nuestro México y respeta la ley. Le recuerdo que un Presidente debe ejercer la ley, no interpretar si son anarquistas o conservadores. Cualquier persona que rompe la ley, es un delincuente.
Raúl Monter
raul.monter@gmail.com

Te puede interesar