¿A quién le toca?

Es que ya le toca a una mujer…

Es que ya le toca a éste porque tiene mucho tiempo buscándola…

Es que ya le toca a uno que no tenga estudios porque los estudiados nos empinaron.

¿A quién le toca?

Verá usted, escoger un gobernador o una gobernadora no es como pasar a la piñata.

No le toca a ellos, le toca a usted.

¿No siente que ya se lo fregaron mucho?

En serio, ¿hace cuánto que le toca a usted tener un buen Gobernador?

Uno que tenga calidad comprobada, que le sepa al negocio aunque no sea popular… uno que traiga una cadena de buenos resultados… uno que tenga suficientes medallas por su acción en la batalla.

No, no… no le toca al más hocicón, ni al que le prometa que va a hacer… le toca a usted.

Le toca escoger para su bien al que ya hizo, al que ya demostró.

Esto, repito, no es como pasar a la piñata ni para contentar a los políticos agraviados porque no han sido gobernadores o gobernadoras.

Para consolarlos mándeles un boleto para el circo.

No le toca a ellos, le toca a usted.

Sí, a usted le toca un buen gobernador.

Te puede interesar